PLAN DE CONSERVACIÓN DEL MUSEO HISTÓRICO PROVINCIAL 'JUAN GALO LAVALLE', san salvadoR deJUJUY

Por Carina María Eugenia Quiroga

 

Ponencia presentada en IV Encuentro Internacional de Conservación Preventiva e Interventiva organizado por el Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, Abril de 2016

Carina María Eugenia Quiroga

 

Es Técnica en Documentación y Museología arqueológica por la Universidad Nacional de Tucumán. Es maestrando en Museología (UNT). Es investigadora del Centro de Estudios Indígenas y Coloniales (CEIC) de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Jujuy y miembro de la Asociación Profesional de Museólogos (AProdeMus). Es autora de Análisis museográfico del Museo de Geología, Mineralogía y Paleontología, Univ. Nac. de Jujuy, VI Encuentro de Museos Universitarios del Mercosur y III Encuentro de Latinoamérica y del Caribe, 2015. Disertó en el 1º Encuentro Provincial de Trabajadores de Museos de Jujuy, el tema tratado fue ‘La documentación en Museos’ (2014). Actualmente, se encuentra iniciando su tesis de Maestría.

Resumen

 

El presente trabajo se realizó en el marco del curso ‘Conservación preventiva en los museos’ (perteneciente a la maestría en Museología-UNT). A partir de la elección de un bien patrimonial del museo se elaboró un plan de conservación.

El Museo Histórico Provincial ‘Juan Galo Lavalle’ de la ciudad de San Salvador de Jujuy contiene objetos pertenecientes al período indígena, colonial y de los siglos XIX y XX. De todo el patrimonio de la institución se eligió una petaca de cuero exhibida en una de las galerías. En la elección de dicho objeto se tuvo en cuenta el material empleado en su confección y las particulares condiciones ambientales en las que se encuentra. El plan de conservación correspondiente a la petaca implicó un estudio basado en la relación contenido y continente. En primer lugar, se procedió a efectuar el diagnóstico del estado de conservación del objeto y el análisis de las condiciones ambientales de la galería en la que se exhibe. Posteriormente, se efectuó un estudio de la iluminación, la ventilación, la seguridad y de las condiciones edilicias y ambientales del museo y de su entorno. En base a las investigaciones y observaciones realizadas, se elaboró un plan de conservación correspondiente al caso.

En abril de 2016 se visitó nuevamente el museo y se observó el estado de conservación de la petaca escogida y de las otras. Se efectuó un análisis comparativo 2014 – 2016, el deterioro se aceleró, las cinco petacas presentan mayor deformación en sus laterales debido a las fluctuaciones de temperatura y humedad ya que continúan exhibidas en la galería del museo.

 

Objetivos

  • Realizar el diagnóstico del estado de conservación de un objeto del Museo.

  • Analizar las condiciones ambientales y edilicias de la institución.

  •  Elaborar un plan de conservación apropiado para el caso.

 

Museo Histórico Provincial “Juan Galo Lavalle”

 

El museo se encuentra en la ciudad de San Salvador de Jujuy, en la calle Lavalle Nº 256. En 1941 fue declarado Monumento Histórico Nacional al conmemorarse el primer centenario de la muerte del Gral. Lavalle. Esta institución fue inaugurada en 1943 y funcionó en una antigua casa colonial situada en la esquina de las calles San Martín y Sarmiento. En 1962, el Museo Histórico Provincial ‘Juan Galo Lavalle’ fue trasladado a su dirección actual. Posee siete salas de exhibición permanente y una de exposición temporaria, también destinada a conferencias:

 

Salas: 1) Colonial,  2) de la Independencia, 3) del Éxodo Jujeño, 4) de los Gobernadores (período 1834-1943), 5) de Arte Religioso y Colonial, 6) de Vestidos del siglo XIX y XX y 7) de las Guerras Civiles.

 

Este museo ofrece a los visitantes un recorrido pautado que se inicia en la sala Colonial y finaliza en la sala de las Guerras Civiles. Las salas contienen una valiosa colección compuesta por: documentos, estandartes, muebles, armas, arte religioso, vestimenta, cuadros, entre otros. El edificio responde a la tipología de casa poscolonial, con habitaciones abiertas hacia patios internos con galerías.

Fachada del Museo

Croquis de ubicación del Museo Histórico Provincial 'J. G. Lavalle'

Sala Colonial

Sala de la Independencia

Sala del Éxodo Jujeño

Fundamentación

El Museo Histórico Provincial posee un importante patrimonio conformado por objetos pertenecientes al período colonial, indígena y de los siglos XIX y XX. En este caso, se eligió una de las cinco petacas de cuero que se encuentran en una de las galerías. La selección del bien patrimonial mencionado fue realizada en base a los siguientes puntos:

  • El material usado en elaboración de la petaca.

En la fabricación de la petaca elegida se utilizó cuero de vaca con pelaje, tientos y metal. Es interesante analizar su antigüedad, las características, las técnicas empleadas, el comportamiento, el estado de conservación y el deterioro natural de dichos materiales.

  • Las condiciones ambientales particulares en las que encuentra este objeto.

La petaca se encuentra exhibida sobre una apoyatura de madera,  en una galería del museo. Las fluctuaciones de temperatura y de humedad relativa inciden en la conservación del objeto. Por tal razón, resulta fundamental investigar en qué medida estas condiciones ambientales diferentes afectan al objeto.

Sala de los Gobernadores (período 1834-1943)

Sala de Arte Religioso y Colonial

Sala de Vestidos del siglo XIX

Sala de las Guerras Civiles

  • La adquisición de conocimientos sobre dicho material.

 

Los trabajos sobre la conservación de objetos de cuero de vaca son pocos, por tal razón se decidió investigar al respecto. Es interesante conocer las distintas técnicas de curtido, de fabricación de la petaca, las costuras, los diseños, los métodos y técnicas adecuados para su conservación y preservación.

 

Marco conceptual

Dado que el tema central del presente trabajo es el plan de conservación de un bien patrimonial, es necesario definir con claridad los siguientes conceptos:

La Conservación preventiva es 'una intervención de carácter sistemático sobre todos los bienes culturales (muebles e inmuebles) del museo' (Rallo y Sanz, 2005:65).

Rallo y Sanz (2005) consideran que la conservación preventiva comprende:

 

- Evaluación y controles: ambiental (humedad relativa, temperatura, contaminación), lumínico, de plagas y de otros riesgos.

- Establecimiento y aplicación de las condiciones óptimas de exposición, de almacenamiento y de manipulación.

- Colaboración en el Plan de prevención de desastres. 

                              

La Preservación es 'una acción que implica poner a cubierto anticipadamente un bien cultural, para evitar su daño, deterioro o destrucción' (Tartarini, 1998:26).

La Restauración es 'una operación especial de conservación que se realiza físicamente sobre el objeto cultural, destinada a salvaguardarlo, mantener y prolongar su permanencia para transmitirlo al futuro' (Tartarini, 1998:29).

Según Rallo y Sanz (2005) es imprescindible planificar una estrategia preventiva que reduzca al mínimo las restauraciones. También, sostienen que las funciones del restaurador son:

- Programar y gestionar la realización de análisis y exámenes necesarios para conocer el estado de conservación de los bienes culturales.

- Diagnosticar y proponer el tratamiento adecuado

- Restaurar los bienes culturales de su especialidad y gestionar los medios para la intervención de los restantes.

- Intervenir de urgencia en cualquier bien cultural del museo que así lo precise.

- Supervisar y/o dirigir toda intervención que sea efectuada en cualquier bien cultural del museo por personal ajeno y, cuando esté implicado otro.

- Documentar gráfica y textualmente todas las actuaciones realizadas y proponer condiciones de mantenimiento posteriores” (Rallo y Sanz, 2005:65).

Castilla (2010) considera que es fundamental evaluar las formas de prevenir o retardar los deterioros a los que se encuentran sometidos los bienes culturales y poner en práctica acciones consecuentes. El conservador deberá actuar permanentemente sobre el entorno de las piezas para amortiguar la incidencia de los factores externos a ellos: el control del ambiente, la verificación del estado de los soportes de exhibición, el establecimiento de normas, el entrenamiento en manipulación y los sistemas de iluminación y de guarda.

El plan de conservación propuesto se elaboró teniendo en cuenta las posturas teóricas mencionadas anteriormente.

 

Metodología

A continuación se mencionan las actividades llevadas a cabo en este trabajo:

 

+ Diagnóstico del estado de conservación de la petaca de cuero seleccionada.

+ Análisis de las instalaciones y de las condiciones ambientales de las salas de exposición y las galerías del Museo Histórico Lavalle.

+ Registro fotográfico del objeto seleccionado y del museo.

+ Entrevista al personal de la institución.

+ Elaboración del plan de conservación del bien patrimonial elegido.

 

Descripción de la petaca de cuero

El objeto de estudio pertenece a una colección conformada por: 5 petacas de cuero de vaca, 4 baúles con estructura de madera (forrados con láminas metálicas) y 2 baúles con accesorios de metal. Dicha colección se encuentra exhibida sobre tarimas de madera pintadas de blanco ubicadas en una de las galerías del museo. La única información sobre estos bienes patrimoniales es una tarjeta ubicada en la pared, dice: PETACAS Y BAÚLES DE VIAJE DE DISTINTOS PERÍODOS (escrito en castellano e inglés). En la galería se aprecia una vasija de cerámica actual y un recipiente de piedra. Además, no se dispone de los cordeles de seguridad que protejan los baúles y que marquen la distancia a la cual debe situarse el visitante.

Las dimensiones del objeto son: 0,24m. x 0,60m. x 0,37m. (información contenida en la ficha de registro). Fue fabricada con un cuero de vaca con pelaje.

La petaca tiene forma de prisma rectangular con tapa. En el sector central presenta una traba metálica sin candado. Las costuras fueron realizadas con tientos [1], cuyos diseños son triángulos distribuidos en toda la superficie. La decoración de la tapa tiene las mismas figuras geométricas. Sus bordes laterales se encuentran fuera de su posición original, flexionados hacia afuera. Además, posee  dos asideros hechos del mismo material y cocidos con tiento. También, se observaron diferentes costuras, en forma de “x” en los  laterales de la tapa y líneas paralelas en la petaca. En las costuras se emplearon los distintos anchos y posiciones de los tientos.

Colección de baúles y petacas

Petaca seleccionada

Diagnóstico del estado de conservación

Luego de las observaciones realizadas, se considera que el estado de conservación de la petaca es regular, debido a que se encuentra en una de las galerias del museo, bajo condiciones ambientales diferentes a las de una sala de exposición. El objeto presenta los siguientes deterioros:

- En el sector inferior central se observó un área que fue quemada, se desconocen las causas del deterioro. Durán -el guía de la institución- sostiene que el objeto fue donado en esas condiciones.

- Los laterales de la tapa de la petaca no se encuentran en su posición original, están flexionados hacia afuera. Probablemente, este deterioro fue producido por las fluctuaciones de temperatura y humedad relativa presentes en la galería.

 

Luego del diagnóstico realizado es imprescindible elaborar un plan de conservación. Se tendrán en cuenta el deterioro debido a la quemadura y en consecuencia la fragilidad de dicha área y el comportamiento de los materiales que conforman la petaca, cuero y metal. También, es fundamental el análisis de la variación de temperatura y humedad, iluminación, ventilación, control de plagas y el contexto en el que se halla el objeto.

Laterales de la tapa de la petaca flexionados hacia afuera

Detalle de la traba de metal

Detalle de uno de los laterales del objeto

Detalle del área de cuero quemado

A fin de investigar si se efectuaron trabajos de conservación preventiva o de restauración del objeto, se consultó al guía Durán sobre la documentación disponible. La ficha correspondiente a la petaca pertenece al tomo III. Los datos que figuran son: número de inventario, una breve descripción, ubicación, dimensiones, forma de ingreso, técnicas, nombre de la persona que completó la ficha, la fecha, entre otros datos. En este documento (2007) figura que la petaca se localizaba en la ex sala de vestidos. Durán comentó que así fue hasta el 2005. También, según esta ficha, el estado de conservación es bueno y no se efectuaron trabajos de conservación ni de restauración. Cabe aclarar que hasta ahora no se actualizó la información contenida en la ficha.

Entrevista al personal

Con el objetivo de recabar mayor información sobre la procedencia, conservación de las petacas y los aspectos relacionados al tema, se efectuó una entrevista. El guía del museo, Durán, respondió las siguientes preguntas:

P. ¿El museo dispone de un termohigrómetro para efectuar mediciones de temperatura y humedad?

R. El museo no tiene ese instrumento.

P. ¿Hace cuánto las petacas de cuero se encuentran exhibidas en la galería?

R. Los baúles y petacas están ahí hace tiempo, trabajo en el museo hace ocho años y ya estaban en ese lugar.

P. ¿A las petacas se les realizó algún trabajo de conservación o de restauración?

R. En general, se hizo una limpieza en la mayoría de los objetos, hace un año y medio atrás, cuando el museo tenía un encargado del área de conservación. También se tomaron medidas para proteger los objetos de metal, se colocaron aislantes de madera (similares a los papeles metalizados) y encima se puso una tela y papel libre de ácido. Este trabajo fue realizado por el responsable de la conservación.

P. ¿Alguna de las salas tiene filtros UV y sistema de ventilación?

 

R. Ninguna sala tiene filtros y la única forma de ventilación es por medio de las puertas de cada sala.

P. ¿La institución posee un laboratorio y un área de reserva?

 

R. En una habitación funcionaban ambas áreas, se hacían trabajos de conservación. Pero desde que ya no trabaja aquí el encargado de esa área solo se usa para guardar algunos objetos.

P. ¿El museo cuenta con un luxómetro?

 

R. No se dispone de ningún instrumental.

La información obtenida será útil a la hora de elaborar el plan de Conservación para la petaca de cuero.

Análisis de las condiciones ambientales de la galería

 

La galería en la que se exhibe la colección conformada por cinco petacas de cuero, seis baúles, un recipiente de piedra y una vasija actual de cerámica, mide aprox. 4m. x 2,50m. El techo de la galería es de tejas de estilo colonial dispuestas sobre una estructura de madera que se apoya en tres columnas de hormigón. En algunos sectores se observaron manchas de coloración blanquecina. Con respecto a la pared, esta presenta buen estado, solo se aprecian algunas grietas próximas a una de las petacas y a un baúl de madera. Dichas grietas pueden ocasionar el desprendimiento de la pintura en esa superficie. También se observaron, a una altura aprox. de 0,60m., manchas de coloración amarillenta. Probablemente fueron causadas por la humedad ya que los sanitarios se ubican al lado de la galería.

La iluminación del lugar está conformada por tres luminarias de color amarillo ubicadas en las columnas y dos faroles de estilo colonial que contienen luminarias de bajo consumo. Uno de los cuales fue instalado en la pared, próximo a la petaca de cuero elegida.

Además, una enredadera y una planta conocida como 'costilla de Adán' se encuentran en dos de las columnas de la galería. A 0,50m aprox. se aprecia otra planta en una maceta de cerámica apoyada en un soporte metálico. Al lado del baño y próximo a la columna, se observó un panel de madera con estructura metálica.

Es importante tener en cuenta, al elaborar el plan de conservación, que la galería está conectada a otra perpendicular a ésta. Además, se encuentra cerca de la sala de vestidos y al lado de los sanitarios (no presentan pérdida de agua, filtraciones ni manchas de humedad).

Plano del Museo

En la galería del museo se observa vegetación

Luminaria ubicada cerca de la petaca

Manchas blanquecinas en el techo de tejas de la galería

Sector que presenta una fisura próxima a una petaca de cuero

Manchas de coloración amarillenta próximas a los sanitarios

Análisis de las condiciones ambientales y edilicias del museo

El diagnóstico del estado de conservación del objeto es imprescindible como también es importante un análisis de las condiciones ambientales y edilicias del museo. Esto se debe a que la institución resguarda, preserva y conserva bienes patrimoniales, razones por las cuales es necesario que cuente con condiciones ambientales apropiadas. Entonces, la relación contenido (objeto) y continente (edificio) es fundamental y debe tenerse en cuenta al elaborar un plan de conservación. Se analizaron los siguientes puntos que están relacionados con la conservación del patrimonio:

  • Macro ambiente del edificio

 

El Museo Histórico Provincial se encuentra en pleno centro de la ciudad y en una de las calles más transitadas. Esta institución tiene como vecinos a un restaurante y a una casa de artesanías regionales. Algunos edificios de considerable altura y locales comerciales se ubican en los alrededores.

En este caso, el tránsito fluido es un punto vulnerable ya que las vibraciones producidas por los vehículos y la contaminación pueden afectar al edificio del museo y a su patrimonio.

  • Edificio

 

En cuanto a las características de la construcción, se trata de un inmueble antiguo, de estilo colonial que fue acondicionado como museo. Dicho edificio fue construido con adobe, un material térmico que tiene un comportamiento positivo frente a las variaciones de temperatura. Es decir, a altas temperaturas, en el interior del museo el ambiente se encuentra a menor temperatura y viceversa. En general, presenta buen estado de conservación ya que se efectúan trabajos de mantenimiento periódicamente. Esto se observa en la fachada, en el estado de las paredes, los techos y los pisos.

Con respecto a la humedad relativa, no se observaron en ninguna de las salas del museo, manchas causadas por humedad. En cuanto a las cañerías, no presentan pérdidas de agua ya que se efectúa un mantenimiento periódico según informó el guía del museo

.

Al elaborar un plan de conservación también es necesario tener en cuenta que el clima de San Salvador de Jujuy es cálido, con una temperatura media de 19,4°C, una oscilación anual escasa, de sólo 11°C y precipitaciones anuales de 775mm. Los veranos son cálidos y muy lluviosos, concentrando enero el 75% de las precipitaciones anuales. Los inviernos son secos, las temperaturas mínimas pueden ser muy bajas. Esta información es importante cuando se analiza el comportamiento de los materiales que conforman los objetos y las condiciones ambientales en las que se encuentran.

Las salas de exhibición reciben ventilación solo cuando las puertas permanecen abiertas, durante los horarios de visita (lunes a viernes de 8 a 20hs y sábados y feriados de 9 a 13hs y de 16 a 20hs).

En lo referente a la iluminación, el 90%  de las luminarias son led y se utilizan luces dicroicas en la cartelería. En la apoyatura que contiene la bandera argentina, se empleó un regulador de intensidad de la luz por razones de conservación del textil. La altura aproximada del techo de las salas del museo es de 8m. y posee luminarias spot.

Con respecto a la luz natural y artificial que poseen las salas y las galerías de la institución se desconocen los valores. No es posible medir la cantidad de luxes que reciben los objetos al no contar con un luxómetro. El museo no posee filtros UV.

Con respecto a las competencias del área de conservación y restauración, la institución dispone de una habitación denominada 'Taller y área de reserva'. Según el guía del museo, allí se resguardan los objetos que no pueden ser exhibidos por falta de lugar. Además, Durán comentó que hace dos años la persona encargada del área soló realizaba trabajos de restauración de cuadros. Actualmente, la institución no cuenta con un personal especializado en el área de conservación.

En cuanto a la seguridad de la institución, cada sala posee una alarma y en la oficina y los patios se activa una de modo general. Además, el personal policial custodia el museo, un turno a la mañana y otro a la tarde. En la noche se acciona la alarma general. La institución carece de un sistema de monitoreo, de cámaras de seguridad y de una salida de emergencia.

Plan de conservación

El objetivo de un plan de conservación es procurar las condiciones necesarias para una apropiada preservación y conservación de los bienes patrimoniales. Por ende, se efectuó el diagnóstico del estado de conservación de la petaca de cuero seleccionada y se analizaron las condiciones ambientales de la galería en la cual se exhibe. Luego, de manera general, se analizaron el macro ambiente del museo y su entorno, las condiciones edilicias, la iluminación, la humedad relativa, la ventilación y la seguridad. A partir de los análisis y observaciones efectuadas, se elaboró un plan de conservación para la petaca de cuero, el cual contiene dos líneas de trabajo:

a) Conservación preventiva

 

El plan de conservación propuesto consideró los siguientes aspectos:

  • Estado de conservación de la petaca de cuero

 

Al respecto, se tuvieron en cuenta las recomendaciones del Instituto de Conservación Canadiense en Notas del ICC 8/2 (1992):

- Se deben retirar el polvo y la suciedad de la superficie para los cual se necesita un cepillo suave y una aspiradora cubierta con gasa. En caso que accidentalmente se desprenda algún fragmento del objeto, quedará en la gasa colocada en la aspiradora. También es conveniente evitar la eliminación de los residuos o manchas que puedan tener una importancia histórica o etnográfica.

- 'Los componentes metálicos de los objetos de cuero, como por ejemplo botones, broches, hebillas, remaches y clavos, a menudo muestran signos de corrosión (…) El hierro, las aleaciones de éste y la hojalata se corroen cuando entran en contacto con el cuero ácido; además el cuero reacciona con dichos metales tornándose débil, quebradizo y pulverulento. En lo posible, impida el contacto directo entre el cuero y las piezas metálicas intercalando una lámina de Mylar o polietileno' (Notas del ICC 8/2,1992:2).

Las recomendaciones mencionadas son aplicables al objeto, en especial la limpieza ya que se encuentra exhibido en una galería. En consecuencia, la cantidad de polvo acumulado en su superficie es mayor que si estuviese en una sala. En cuanto a la traba metálica, presenta un grado mínimo de corrosión que no afectó ese sector de la petaca. Pero es necesario un control periódico a fin de observar cómo reacciona el accesorio metálico en el cuero según las variaciones de temperatura y humedad.

Control ambiental

- 'El cuero debe protegerse de los niveles extremos y las fluctuaciones de la HR. En condiciones de gran sequedad (HM inferior al 30%) el cuero pierde su humedad y se torna quebradizo, mientras que la humedad alta (HM superior al 65%) estimula el crecimiento de microorganismos y la degradación hidrolítica de fibras de cuero. Es posible que las fluctuaciones de HR ocasionen un endurecimiento progresivo del cuero de curtido vegetal (…) Se recomienda mantener la HR estable, entre 45% y 55%, y una temperatura de 18ºC a 20ºC' (Notas del ICC 8/2,1992:2).

En este caso es indispensable contar con un termohigrómetro ya que se requiere realizar mediciones periódicas de temperatura y humedad relativa. A partir de los valores obtenidos, se analizarán las medidas a tomar debiendo aproximarse a las sugeridas por el ICC. La petaca de cuero deberá permanecer en el área de conservación debido al deterioro observado, el sector quemado presenta mayor fragilidad. En la galería, la petaca está sometida a los cambios climáticos que aceleran su deterioro. Cabe destacar que en la sala colonial se encuentran dos petacas de cuero, su estado de conservación es bueno, ya que no sufren las fluctuaciones de humedad y temperatura de la galería.

Por el momento, es conveniente el traslado de la colección de petacas y baúles a las salas: Colonial, del Éxodo jujeño y de las guerras civiles. De esta manera, ya no estarán sometidas a las condiciones ambientales particulares de la galería y en las salas mencionadas formarán parte del contexto histórico al que pertenecen.

Petacas de cuero ubicadas en la sala colonial presentan buen estado de conservación comparadas con las de la galería

Con respecto al traslado propuesto, las Notas del ICC 8/2 (1992) consideran que la manipulación de un objeto de cuero requiere proporcionar el soporte necesario. Estos objetos, en especial, los cueros de color claro se marcan con facilidad. Por tal razón, deben manipularse con las manos limpias y protegerse de los materiales peligrosos: lápices, tinta y papel de diario.

  • Iluminación

 

'El cuero no pintado es moderadamente sensible a la luz (...) puede someterse a un nivel máximo de 150 luxes, con una radiación de luz ultravioleta inferior a 75uW/lm (…) el daño producido por la luz es acumulativo e irreversible, se debe limitar el tiempo de exposición. Evite exhibir el cuero bajo focos, luz solar directa o luz de día, todo lo cual puede provocar decoloramiento, resecamiento y degradación fotoquímica' (Notas del ICC 8/2,1992:2).

En la galería del museo sucede todo lo contrario a lo recomendado por ICC, las petacas se encuentran sometidas a la incidencia negativa de la luz natural y a la artificial. 

El farol instalado en la pared de la galería y próximo a la petaca puede deteriorar la superficie de su tapa. Una lámpara de bajo consumo genera calor, lo cual podría incidir negativamente en el comportamiento del cuero. Al encontrarse el objeto en una tarima ubicada a una altura considerable no puede observarse si la intensidad de la luminaria causó resecamiento o decoloración de un sector de la tapa. A fin de determinar la incidencia de la iluminación artificial y natural sobre la petaca será conveniente efectuar mediciones con un luxómetro periódicamente. Luego, se deberá controlar que los valores obtenidos estén dentro de los rangos admitidos por el ICC.

  • Control de plagas

 

Las Notas del ICC 8/2 (1992) recomiendan, cada tres meses, inspeccionar las colecciones a fin de detectar señales de microorganismos o infestación de insectos.

 

En las salas del museo no se observaron plagas, ya que se realizan desinfecciones cada dos a seis meses. De igual manera, es necesario efectuar un control como lo recomienda el ICC debido a que la institución posee varias plantas. También, es conveniente que el personal encargado del riego tenga cuidado de que el agua no llegue a las tarimas de madera. Esto ocasionaría el deterioro de las mismas y a su vez afectaría a los objetos.

Agua de la maceta que se desplazó hacia la tarina del baúl de madera

b) Restauración

Con respecto a los deterioros observados en la petaca, se tuvieron en cuenta las recomendaciones del Instituto de Conservación  Canadiense (ICC):

Según las Notas del ICC 8/2 (1992) estos objetos, con el desuso, tienden a endurecerse y pierden su flexibilidad. Las condiciones de almacenamiento y los soportes adecuados resultan esenciales y aseguran la conservación de los objetos de cuero.

'No deben efectuarse tratamientos más profundos (...) tales como devolver la forma a un objeto de cuero o repararlo- sin consultar con un conservador' (Notas del ICC 8/2,1992:3).

En cuanto al estado de conservación de la petaca de cuero analizada, el deterioro de la tapa (laterales flexionados hacia afuera), requiere una restauración. De lo contrario, las fluctuaciones de temperatura y humedad relativa presentes en la galería y el paso del tiempo, producirán mayor deterioro. Por ende, se consideró apropiado el traslado de todas las petacas de cuero ya que en varias se observó el deterioro en los laterales de sus tapas.

Este caso precisó de los conocimientos del Mus. Manuel Cesio, especialista en restauración de muebles de madera y objetos de cuero. La consulta se hizo vía correo electrónico, se les explicaron las condiciones ambientales en las que se encuentra expuesto este patrimonio. En base a la observación de las fotografías de las petacas, Cesio (2014) consideró lo siguiente:

Las petacas de cuero aparentemente presentan un buen estado de conservación pero podrían estar humectadas correctamente para mantener el soporte cuero en condiciones óptimas. Para ello, se debe preparar una emulsión a base de aceite de coco (una parte), cera blanqueada (una parte) y aceite de trementina (dos partes) en volúmenes iguales. Dicho preparado necesita disolverse a baño maría. Luego, en caliente se aplica sobre el cuero ya que así la emulsión filtra mejor. Es importante esparcir la cantidad necesaria, sin dejar residuos y evitar que se mezcle con la polución del exterior. En cuanto a las deformaciones observadas en los extremos deberían ser tratadas. El primer paso consiste en humedecer la deformación y contenerla con una atadura  pegada al cuerpo de la petaca para que ese extremo vuelva a su forma original. Se debe mantener atada hasta que se seque, posteriormente se debe hidratar con la emulsión antes mencionada.

Laterales de la tapa de la petaca flexionados hacia afuera 

Petacas que presentan el mismo deterioro en los laterales de la tapa

En el plan de conservación elaborado se considera importante:

' - Redactar las especificaciones técnicas para vitrinas, soportes de exposición y almacenamiento, y seleccionar los materiales adecuados en cada caso.

- Elaborar el informe de estado de conservación teniendo en cuenta las condiciones climáticas en las que debe ser mantenido.

- Establecimiento de prioridades del estado de conservación de los bienes culturales'. (Rallo y Sanz, 2005:65).

También es fundamental que se elaboren fichas específicas y se disponga de un registro fotográfico de los trabajos de conservación y restauración llevados a cabo. Esta documentación es indispensable para las futuras intervenciones que se efectúen y para los investigadores. También, es importante asistir y participar en los cursos especializados.

El plan de conservación propuesto es el resultado del estudio de la relación contenido (bien patrimonial) _ continente (en este caso, el museo). Previamente se efectuó un diagnóstico del estado de conservación de la petaca de cuero y un análisis de las condiciones ambientales de la galería en la que se encuentra. También fue necesario realizar un estudio de las condiciones edilicias y ambientales del museo y su entorno. El plan de conservación contiene propuestas que contribuirán con la conservación y preservación del bien patrimonial elegido en este trabajo.

 

Prioridades del plan de conservación

El plan de conservación propuesto considera las siguientes prioridades:

- Es fundamental el traslado del objeto seleccionado al área de reserva del museo. Debido a que el deterioro observado puede acelerarse si continúa exhibido bajo las condiciones ambientales presentes en la galería.

- Las otras petacas de cuero deberán trasladarse a las salas: Colonial, del Éxodo jujeño y de las Guerras civiles a fin de preservarlas de las fluctuaciones de temperatura y humedad relativa que inciden negativamente sobre éstas. 

- Es indispensable la adquisición de un termohigrómetro a fin de efectuar mediciones periódicas. De esta manera se podrá analizar y realizar modificaciones en el ambiente que se aproximen a los valores recomendados para objetos de cuero.

- Se deberán realizar mediciones con luxómetro y evaluar el grado de incidencia de la luz natural y artificial. Según los valores obtenidos se realizarán los trabajos de conservación preventiva correspondientes.

 

Análisis comparativo 2014-2016

En mayo de 2016 se visitó nuevamente el Museo 'J. G. Lavalle' y se observó el estado de conservación de las petacas y en especial la que se seleccionó para elaborar el plan de conservación (2014). Dicho objeto al igual que el resto de la colección de petacas presentan mayor deterioro que hace dos años atrás:

- En un lateral de la tapa del objeto seleccionado se observó un sector con excremento de paloma, lo mismo se apreció en otra petaca.

- Se apreció una leve deformación, algunas petacas presentan una inclinación hacia un costado.

- Los laterales de la tapas se encuentran más flexionados hacia afuera que en el 2014. Este deterioro se debe a  las  fluctuaciones  de  temperatura y humedad de la galería y a la incidencia de la luz.

- Las costuras con tientos que unen los bordes de la tapa de estos objetos de cuero se desataron.

- Se observó que las tachuelas que unen las aristas comienzan a ceder.

- Una enredadera se desplaza por el techo de tejas de la galería, puede afectar los objetos si se permite que siga avanzando. Es conveniente dirigir los gajos de la planta hacia otra dirección distante de esta colección.

La colección de baúles y petacas continúa en la galería del museo

Estado de conservación actual de petaca de cuero seleccionada

En uno de los laterales de la tapa se observa excremento de paloma

En uno de los laterales de la tapa se observa excremento de paloma

Mayor deformación en los laterales de la tapa y la unión de sus aristas empieza a ceder

Detalle de las aristas que comienzan a separarse

Lateral de la tapa más flexionado hacia afuera que en el 2014

Leve deformación en la petaca, se observa una inclinación hacia un costado y las costuras de los bordes se desarmaron

Desplazamiento de la enredadera por el techo de la galería

En base a las observaciones efectuadas se considera fundamental que se lleve a cabo el plan de conservación propuesto en el 2014. Éste sigue en vigencia ya que en la actualidad no se efectuó ningún cambio en el museo.  En la colección  de petacas de cuero, el deterioro se acelera y no se hizo nada al respecto. Al implementar el plan de conservación se evitará que dichos objetos continúen deteriorándose. De acuerdo a las observaciones realizadas en la actualidad es urgente se lleven a cabo las prioridades establecidas en el plan:

  • Además, de las particulares condiciones ambientales de la galería, al lado se ubican los sanitarios y un sector de la pared posee manchas de humedad. Por ende, es imprescindible el traslado de la petaca de cuero seleccionada al área de reserva dado su deterioro y el resto de la colección se ubicará en las salas propuestas. De esta manera ya no incidirán negativamente las fluctuaciones de temperatura y humedad ni la luz natural y artificial en los objetos de cuero.

  • Antes del traslado es necesaria una limpieza empleando pinceles suaves para quitar el polvo acumulado durante todo el tiempo en el que permanecieron en la galería. Luego, se cubrirá con telas cada una de las petacas y se deberá manipular con cuidado en el momento del traslado.

  • Será necesario disponer de un termohigrómetro a fin de efectuar el control ambiental de las salas a donde se trasladarán las petacas. Los valores recomendados de humedad relativa estable oscilan "entre 45% y 55%, y una temperatura de 18ºC a 20ºC" (Notas  del ICC 8/2, 1992:2). Así se evitará un endurecimiento progresivo del cuero ocasionado por las variaciones de  temperatura  y humedad  relativa. Cabe destacar que en la sala colonial se encuentran dos petacas de cuero, su estado de conservación es bueno,  ya  que  no están bajo las condiciones ambientales particulares de la galería.

  • La adquisición de un luxómetro permitirá realizar mediciones de los niveles de iluminación que reciben estos objetos. El Instituto Canadiense de Conservación (1992) recomienda un nivel máximo de 150lux, con una radiación de luz ultravioleta inferior a 75uW/lm debido a que el daño ocasionado por la luz es acumulativo e irreversible.

  • En cuanto a los accesorios metálicos de las petacas, deberá efectuarse un control periódico a fin de observar qué reacción se produce en el cuero.

 

Conclusiones

La elaboración del plan de conservación de un determinado bien patrimonial implica un análisis basado en la relación contenido – continente. En este caso, se eligió una petaca de cuero perteneciente al Museo Histórico Provincial 'Juan Galo Lavalle'. El objeto seleccionado se exhibe en una de las galerías de la institución. En primer término, se efectuó el diagnóstico del estado de conservación objeto y el análisis de las condiciones ambientales presentes en la galería. Posteriormente, se procedió a estudiar las condiciones edilicias del museo y su entorno, la iluminación, la ventilación, las condiciones ambientales y la seguridad. Todos estos aspectos influyeron al elaborar el plan de conservación. Además, se prestó especial atención a la temperatura, a la humedad relativa y a la incidencia de la luz ya que si no son controlados aceleran el deterioro del objeto.

El objetivo del plan es preservar la petaca de cuero, razón por las cual se propusieron medidas de conservación preventiva y de restauración. También, fue importante efectuar un análisis del museo ya que la preservación y conservación del objeto así lo requiere. En primer lugar, debido al estado de conservación regular del objeto, se consideró necesario su traslado al área de reserva. El resto de la colección será trasladado a las salas pertinentes del museo. De esta manera se preserva dicho patrimonio de las fluctuaciones de humedad y temperatura de la galería. Además, se propusieron actividades relacionadas con la iluminación, limpieza, manipulación y el control de plagas.

Con respecto a la restauración, se decidió consultar a un especialista en la restauración de muebles, Cesio. De acuerdo al grado de deterioro observado, considerando la fragilidad del área quemada y que los laterales de la tapa de la petaca se encuentran flexionados hacia afuera, Cesio efectuó recomendaciones al respecto. El trabajo interdisciplinario es importante, la información brindada sobre el tema fue un gran aporte.

Al visitar el museo en mayo de 2016, se observó un mayor deterioro en la colección de petacas. Por tal razón se considera imprescindible implementar el plan propuesto en el 2014. Es necesario llevar a cabo las prioridades establecidas en el mismo dada la urgencia del caso, así se evitará el avance de los agentes de deterioro. Luego, será conveniente iniciar la etapa de restauración que se propuso hace dos años atrás.  

Es fundamental que el museo cuente e implemente un plan de conservación debido a que el patrimonio es único e irrepetible y debe preservarse.

Agradecimientos

- Al Dr. Enrique Cruz, por alentarme y hacer posible el cursado de la maestría en Museología.

- Al Mus. Manuel Cesio, especialista en restauración de muebles de madera y objetos de cuero, por su buena predisposición y su asesoramiento sobre restauración.

- A la DEA Cecilia Barrionuevo por facilitarme bibliografía sobre objetos de cuero.

- A Martín Durán, guía del museo, por la información brindada en la entrevista.

 

Bibliografía citada

Castilla, A. 2010. 'Una política cultural para los museos en la Argentina' en Trabajos, publicaciones y notas de asesoramiento, pp.1-10. Asociación de Museos de la Provincia de Santa Fe.

 

Instituto Canadiense de Conservación.1992. 'Cuidado de los cueros de curtido vegetal, mineral y de alumbre' en Notas del ICC 8/2.

Rallo, C.  y Sanz M. 2005. 'El papel del conservador-restaurador en el museo' en Revista de la Subdirección General de Museos Estatales Nº 1, pp. 60-65. Ministerio de Cultura, Madrid.

Tartarini, J. 1998. 'Glosario de términos' en Maestría en Gestión e Intervención en el Patrimonio Arquitectónico. Textos de cátedra, pp. 25-31. Fac. de Arquitectura, Urbanismo y Diseño. Univ. Nac. de Mar del Plata.

 

Bibliografía consultada

 

Instituto Canadiense de Conservación.1992. 'Limpieza del cuero cubierto de moho' en Notas del ICC 8/1.

Instituto Canadiense de Conservación.1992. 'Cuidado de los cueros sin curtir y semi curtidos' en Notas del ICC 8/4.

Miranda Castillo, E. 2006. 'Algunos alcances para el estudio de artesanía en cuero' en Escritura y pensamiento, Año IX Nº19, pp. 79-98.

Michalski, E. 1995. 'Directrices de humedad relativa y temperatura: ¿qué está pasando?' en Revista APOYO, Vol. 6  Nº1, pp. 4-5.

Michalski, E. 1995. 'La conservación preventiva y las normas ambientales: nuevas consideraciones' en Revista APOYO, Vol. 6  Nº1.

Ward, P. 1990. 'La conservación del patrimonio: carrera contra reloj' en ENADIM, Doc. III. 2. pp. 1-12. Dirección Nacional de Museos.               

 

Todos los derechos reservados. Permitida la reproducción citando la fuente e insertando el enlace a conversaonline.wix.com/conversa

ISSN 2422-7234

Av. Corrientes 1557 8°B - Ciudad Autónoma de Buenos Aires CP 1042 - Te  (011) 5811-0543 - Argentina

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now